Publicidad
Torneo Postobón

8:52 AM - 13 de Febrero de 2013


Cuatro historias del América de Cali en sus 86 años

Por: Alejandro Pino Calad. Twitter: @PinoCalad

El 13 veces campeón cumple años estando en la B, pero con el optimismo de que el 2013 le traerá días mejores. Breve repaso a una historia de gloria y polémicas vestidas de rojo.
Compartir

Trece estrellas y 86 años después, al hablar del América de Cali se pueden contar mil historias y anécdotas, pero Gol Caracol quiere recordar las que han marcado a uno de los clubes más importantes y tradicionales del fútbol colombiano que, curiosamente, celebrará su cumpleaños de nuevo jugando frente a Universitario de Popayán, esta vez en Copa Postobón (el año pasado lo celebró frente al mismo rival, pero en juego por el Torneo).

Por supuesto, los hinchas escarlatas habrían preferido algo más sugestivo que un duelo de la B para celebrar su cumpleaños, pero lo importante es que a pesar de las décadas, de los golpes y de esos momentos oscuros en la historia del club, la pasión por la "mechita" sigue intacta. Repasemos su historia:

Aquel 13.02.27

América de Cali nació el 13 de febrero de 1927 en medio de una tremenda transformación nacional. El final de la década del 20 fue el verdadero comienzo del Siglo XX para Colombia, con las primeras grandes industrias, el crecimiento de los barrios, la aparición de sindicatos y los cambios en una sociedad hasta hacía muy poco prácticamente rural.

Estas tensiones hicieron que poco a poco el fútbol, lo que había sido un divertimento de ricos, se convirtiera en un espectáculo cada vez más popular. había equipos de fútbol en los colegios, en las fábricas, en los barrios, y los partidos cada vez atraían más espectadores. Sin embargo, esos primeros clubes poco duraban; incluso otro América ya había competido ylogrado algunas victorias en la década del 10, para luego desaparecer.

Lo cierto es que como la pasión estaba creciendo y cada vez había más posibilidades de competir, Hernán Zamorano Isaacs refundó oficialmente al América de Cali hace 85 años. Los colores oficiales de ese primer equipo, para escándalo de los hinchas escarlatas de hoy, fueron azul y blanco, y el rojo se convertiría en el distintivo oficial sólo desde 1931.

América se convirtió en esa década en uno de los equipos más populares del país gracias a algunos triunfos sobre los poderosos clubes peruanos que venían de gira a Colombia antes de que arrancara el fútbol profesional (que empezó en 1948), y por su vestimenta se le empezó a conocer como el equipo de los "diablos rojos". Por eso es que a comienzos de los 40 el diablillo entró a su escudo y se convirtió en insignia.

La maldición de Garabato

La leyenda negra más famosa del fútbol colombiano tiene nombre: Benjamín Urrea. Conocido en sus años mozos como 'Garabato' e hincha incondicional del cuadro escarlata desde su fundación, Urrea no estaba de acuerdo con que el club ingresara a la Dimayor y formara parte del torneo profesional de 1948, el primero que se iba a disputar en el país. Por eso soltó una frase legendaria cuando se retiró indignado de la reunión de socios que aprobó lo que él rechazaba: "Que hagan del América lo que quieran... pero juro por Dios que nunca serán campeones".

La maldición se volvió un tema recurrente pues América, a pesar de haber tenido un par de veces buenos equipos e incluso de casi ser campeón en 1960 y 1969, siempre quedaba atrás, lo que incluso llevó a que el equipo que hoy tiene 13 estrellas fuera considerado un "chico" de nuestro fútbol.

31 años después, sin embargo, apareció un exorcista: Gabriel Ochoa Uribe, técnico que ya había logrado varios títulos con Millonarios y Santa Fe. El Doctor decidió sacar del retiro a Alfonso Cañón y, bajo la batuta del bogotano, porfin el diablo estuvo de fiesta al lograr la estrella del 19 de diciembre de 1979.

Como un homenaje a esa primera estrella, vale la pena recordar la nómina de ese América: Carlos Alfredo Gay, Hugo ‘El Pitillo’ Valencia, Aurelio José Pascuttini, Luis Eduardo Reyes, José Gabriel Chaparro, Juan Caicedo, Gerardo González Aquino, Alfonso Cañón, Juan Manuel Bataglia, Jorge Ramón Cáceres, Silvio Quintero, Luis Alegría Valencia, Julio Edgar Gaviria, Argemiro López, Ramiro Viáfara, Américo Quiñones, Horacio Ferrín, Alvaro Muñoz Castro, Ramón Elías Lucumí y Víctor Luna.

Lo curioso es que el final de la maldición (que después de 13 títulos no tiene discusión) parece haber sido el comienzo de otra: América tiene el antirécord internacional de haber disputado cuatro finales de Copa Libertadores (1985, 86, 87 y 96) y no haber podido ganar ninguna.

Pero lo que pasa es que la verdadera maldición del América fue el ingreso de los dineros del Cartel de Cali, que si bien trajeron a varios de los mejores jugadores del continente y convirtieron a la modesta 'Mechita' en un grande del país, casi que acaban con la institución en los últimos años.

La nube del narcotráfico

"Los equipos de fútbol profesional en poder de personas vinculadas al narcotráfico son Atlético Nacional, Millonarios, Santa Fe, Deportivo Independiente Medellín, América y Deportivo Pereira".  La tremenda sentencia fue dada el 21 de octubre de 1983 por el entonces Ministro de Defensa Rodrigo Lara Bonilla, y no sólo fue la primera vez que los narcotraficantes se hicieron visibles para la sociedad colombiana, sino que fue el comienzo de una larga historia negra entre el fútbol y la mafia que aún no termina.

En tiempos en los que todos los clubes colombianos tenían a un "capo" de alguna organización criminal detrás, el América era el club de Miguel Rodríguez Orejuela, una de las máximas cabezas del Cartel de Cali, quien aparece como máximo accionista en los libros de la institución el 4 de enero de 1980.

La relación entre el América y el Cartel de Cali terminó con varios dirigentes del club en la cárcel, como Juan José Bellini (también ex presidente de la Federación Colombiana de Fútbol) y Manuel Francisco Becerra (ex Contralor de la República), pero lo más grave es que el club entró en la "Lista Clinton", la lista negra de entidades y personas vinculadas al narcotráfico que tiene el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, lo que le ha cerrado todas las puertas financieras y lo tuvo al borde de la extinción.

Hoy el club espera la respuesta del gobierno de Estados Unidos, que tiene la documentación según la cual la actual administración asegura que la sombra de los Rodríguez ya no sigue presente. Esa, como se dijo, es la verdadera maldición escarlata.

Los momentos de gloria

Esta nota está encabezada por la foto de la estrella 13, conseguida en el Finalización 2008 y tal vez el último momento de gloria de un equipo que ha tenido una buena cuota de esta.

El talento de Cañón, Willington Ortíz, Anthony de Ávila, los paraguayos Juan Manuel Battaglia y Roberto Cabañas, y los argentinos Julio Falcioni y Ricardo Gareca, sustentados en un grupo de jugadores reciosque siempre le respondieron a Ochoa Uribe, sustentan la década de gloria de los 80, en la que el América se convirtió en el primer equipo colombiano en lograr un pentacampeonato consecutivo (1982, 83, 84, 85 y 86), enfrentando a equipos excepcionales como el Cali de Carlos Valderrama y Bernardo Redín, Millonarios, Santa Fe, el gran Pereira de Ponciando Castro y Abel Lobatón.

Ese América todopoderoso llegó a las finales de Copa Libertadores de 1985, que perdió por penales con Argentinos Juniors después de que el legendario Anthony de Avila desperdiciara su cobro; de 1986, cuando nada pudo hacer frente al River Plate de Juan Gilberto Funes, y de 1987, en la que todo se perdió en el último segundo del tercer partido (el de desempate) frente a Peñarol.

En los 90 América fue campeón de 1992, año en el que estuvo a las puertas de una nueva final de Libertadores, a la que no pudo llegar tras perder con el Newell's de Marcelo Bielsa en  una dramática definición por penales después de dos empates, y sería protagonista a lo largo de la década, perdiendo de nuevo una Copa frente a River Plate en 1996 después de un 1-0 en casa que no pudo defender en Buenos Aires, donde cayó 2-0 en una negra noche de Oscar Córdoba.

La Tetralogía de títulos con las que comenzó el siglo XXI (Copa Merconorte del 99 y los tres títulos locales de 2000, 2001 y 2002) bajo la batuta de Jaime de la Pava, llegando incluso a otra semifinal de Libertadores en 2003 (lo eliminó Boca Juniors, a la postre campeón) hacían presagiar un futuro brillante para el diablo, pero la estrella 13 sólo llegó hasta 2008, con Diego Umaña a la cabeza, y luego vino la caída en picada que lo condujo al descenso.

Una historia de gloria hoy está en la B junto a sus 13 estrellas y cuatro finales de Libertadores. Pero como dicen por ahí, "los grandes son siempre grandes" y este está cumpliendo 86 años. ¡Felicitaciones!

Alejandro Pino Calad. Twitter: @PinoCalad | Golcaracol.com

|
opinar
|
imprimir
|
Siganos en:

Comentario

1
Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

CARCATE

13 Febrero 2013 - 7:23pm
Buenas noches: Al América de Cali le podría ir mejor si dejara de estar alabándose a toda hora, desplegando toda clase de egoismos, creyéndose el único, como siempre se ha creído. El año pasado no le funcionó las infulas de campeón que se dio durante todo el torneo. Hicieron tanta bulla, que al final de año, se quedaron callados por la ineptitud que demostraron en las canchas de juego para lograr pasar a la categoría A. Entonces un consejo para que les vaya este año mejor y logren pasar a la A es: QUE HAGAN TODO CALLADOS Y QUE NO SE CREAN LOS UNICOS; QUE SEAN HUMILDES Y JUEGUEN BIEN DE VERDAD. EL QUE MUCHO HABLA, POCO LOGRA.-
ÚLTIMOS VIDEOS
Publicidad

Más en Torneo Postobón

Últimas noticias

Lo más visitado

Lo más comentado

Publicidad