Publicidad
Mayores

8:14 AM - 5 de Septiembre de 2011


1993: el año maravilloso de la selección Colombia

Por: Alejandro Pino Calad. Twitter: @PinoCalad

La Copa América, en la que Argentina nos eliminó en semifinales por penales, abrió la puerta de una eliminatoria inolvidable que culminó con ese 0-5 de aquel 5 de septiembre... Hagamos memoria.
Compartir
.
Mi lista de reproducción

El proceso de Francisco Maturana al frente de la selección Colombia tuvo una pausa después de la exitosa Copa América de 1987, la del 89 y la clasificación al Mundial de Italia 90, pero después de haber vuelto al cargo en 1993 tenía el reto de la Copa América en Ecuador y de la eliminatoria al Mundial de EE.UU. en 1994. 

En la Copa América se mostró un gran nivel y se demostró que la institucionalización de la Selección no se veía ya afectada por la renovación de ciertos miembros. Iguarán, el sinónimo de gol al comenzar el proceso en 1987, era ahora reemplazado por tres jóvenes estrellas: Faustino Asprilla, que era una gran figura en Italia, Adolfo Valencia, que acababa de ser contratado por el mejor equipo alemán (Bayern Múnich), e Iván René Valenciano, el máximo goleador del fútbol colombiano y por el que el Atalanta de Italia mostraba un claro interés.

René Higuita se había ido por malos pasos, y su afecto por el mecenazgo de Pablo Escobar con los pobres de Medellín lo había llevado a la cárcel al intervenir ilegalmente en la liberación de un secuestrado, así que su puesto era ocupado ahora por el joven Oscar Córdoba, el encargado de hacer olvidar entre los hinchas del América la figura de Julio César Falcioni.

Pero salvo estos cambios, la base seguía siendo la misma de finales de los 80: Perea, Escobar (reemplazado por Alexis Mendoza por una lesión) y 'El Chonto' Herrera defendiendo, y Leonel Alvarez, 'Barrabas' Gómez, 'El Pibe' y Rincón, quien había reemplazado del todo a Redín, en el medio campo. 

Con ese equipo básico, una nómina que ya tenía encima un Mundial, algo que ninguna generación de futbolistas colombianos había podido decir en 28 años, la Selección se fue a Ecuador a buscar fortuna. Lo que encontró fue la confirmación de que la tricolor estaba para grandes cosas

La Copa América de 1993: empieza la rivalidad con Argentina

Colombia debutó frente a México, un rival que llegó con lo mejor de su poderoso equipo para demostrarles a los sudamericanos que por encima del ecuador teníamos rivales de peso.

Fue un gran partido, duro, de nivel, y Colombia se impuso 2-1 gracias a los goles del 'Tren' Valencia y Víctor Aristizábal, este último definitivo para romper el empate que había señalado Luis Alves.

El apretado 1-1 frente a la muy buena Bolivia que comandaba en el campo Marco Antonio 'El Diablo' Echeverry dejó a Colombia en segunda ronda. Ese día Orlando 'El Pony' Maturana anotó el penal del empate después de que el 10 boliviano pusiera arriba al equipo que meses después lograría clasificar a su último Mundial.

El juego definitivo era contra Argentina, vigente campeón y para la época una selección con un invicto que venía desde 1990. Era el equipo de Alfio Basile que trataba de anular a punta de jóvenes figuras el fantasma de Diego Maradona, y a punta de victorias lo estaba logrando.

Batistuta, Ruggeri, Redondo y Simeone comandaban a una nómina muy poderosa. Si Colombia le apostaba a algo en esta Copa y si esperaba volver a un Mundial en la próxima eliminatoria, este era el partido para demostrar de qué estaba hecha nuestra Selección.

El partido se definió rápido. Simeone abrió el marcador al minuto 2 y Rincón empató al 5. Lo que siguió de ahí en adelante fue una batalla física de titanes en la que los colombianos le demsotraron a los argentinos que ya no estaban como para que los amedrentaran y los asustaran con la camiseta. Esta era otra Colombia, y por eso es memorable la imagen de Rincón enfrentando frente a frente a Simeone después de una larga serie de encontronazos con exceso de fuerza.

Ya los albicelestes nos tenían entre ojos y nosotros a ellos.

Caminando entre gigantes

Lo cierto es que Colombia ganó el grupo para sorpresa continental, y como líder avanzó a cuartos de final para enfrentar a Uruguay, una gran selección llena de estrellas que actuaban en Europa.

Marcelo Saralegui prácticamente nos tenía eliminados con su gol al minuto 63, pero cuando faltaban dos minutos para que finalizara el juego el gran 'Coroncoro' Perea igualó la serie y obligó a que el semifinalista se definiera en los penales.

Vieja maldición colombiana, esta vez los cobradores fueron impecables: Asprilla, Mendoza, Valderrama, Wilson Pérez y 'El Tren', que despachó a los uruguayos después de que Eber Moas perdiera su cobro frente a Córdoba.

Las semifinales de esa Copa América de 1993 fueron curiosas: por un lado el local frente a México, que había eliminado a Perú en octavos mientras los ecuatorianos hacían lo mismo con Paraguay; por el otro Argentina, que había sufrido lo indecible para eliminar a Brasil en los penales, y Colombia.

El Argentina-Colombia que se disputó en el Estadio Monumental de Guayaquil fue un juego memorable, un enfrentamiento entre dos equipos magníficos que empezaron a señalarse como rivales más allá del campo. La cosa parecía personal y al final nadie se sacó ventaja: 0-0 y a los penales. Allí la tensión fue extrema pues, después de que los cinco cobros fueran perfectamente ejecutados por cada selección, en la muerte súbita Jorge Borrelli acertó y Víctor Aristizábal no.

La tercera posición en el torneo fue merecida. El 1-0 sobre Ecuador con gol de Valencia volvía a poner a Colom,bia entre los mejores del continente, aunque se pudo llegar a la final de no ser por Argentina, al final campeón invicto.

La nueva geopolítica del balón y la eliminatoria 

Los colombianos sabían que Argentina y Brasil eran las potencias de la zona, y que, en su imaginario, su Selección estaba peleando por imponerse en un nivel inferior con el siempre difícil Paraguay y con un Uruguay al que era posible vencer. Perú como rival ya no oponía ninguna resistencia pues sólo era un equipo con historia y era innegable, al menos para todos los colombianos, que la selección Colombia era mejor que los demás, aún así Venezuela siempre le complicara los partidos. 

Con todo este discurso aprendido de memoria por los colombianos, la Selección llegó a agosto de 1993 a enfrentar en su grupo eliminatorio a Perú, Paraguay y Argentina. Los argentinos eran los claros favoritos pues no sólo eran los actuales bicampeones de América y subcampeones mundiales, sino que empezaban la eliminatoria con 31 partidos sin perder. 

La sede de Colombia fue una vez más Barranquilla desde donde la programadora Caracol T.V. montó todo el cubrimiento del evento, para lo cual tenía a William Vinasco y Adolfo Pérez como voces oficiales del recientemente inaugurado programa Gol Caracol.

De esta forma el país se preparaba para ver a su Selección sólo por Caracol y, preferiblemente, tomando cerveza Aguila. Nunca un combinado de Colombia había sido tan mediático y había tenido tanta repercusión en la publicidad. Definitivamente el mundo había cambiado.

Muestra de eso es que ni siquiera un 7 de agosto y un 20 de julio juntos han visto tantas banderas colombianas como el mes largo que duró la eliminatoria de 1993. Todo el país estaba convencido de que, al menos, como cuatro años atrás se conseguiría ir al repechaje contra el ganador de Oceanía, e incluso algunos confiaban en que se le podría ganar el grupo a Argentina. 

La historia comenzó con un negativo 0-0 en Barranquilla frente a Paraguay. Una vez más el eterno 'coco' parecía dañar el camino a Colombia. El 8 de agosto, en Lima, el discurso de la histórica paternidad peruana pasó a la historia con una victoria por 1-0 con gol de Freddy Rincón. Sin embargo la situación no era favorable pues Argentina le había ganado también a Perú en Lima y, además, ese mismo día había derrotado a Paraguay en Defensores del Chaco, algo que resultaba muy difícil para Colombia. 

Pero el partido que diría la verdad se daría el 15 de Agosto en Barranquilla cuando Colombia enfrentara a Argentina. La Selección bicampeona del mundo llegó a la capital del Atlántico con 33 fechas de invicta y el favoritismo de toda la prensa internacional. Pero los colombianos querían repetir el partido de 1987 cuando la Selección le ganó a Argentina en Buenos Aires, con Maradona incluido, por 2-1. 

La alineación para este partido fue una polémica nacional. Asprilla no venía jugando bien, Aristizábal era titular ante el rechazo de los medios y las tribunas, y muchos columnistas de periódicos y revistas le pedían a Maturana que dejara jugar al 'Tren' Valencia y a Valenciano para así solucionar el problema de gol. En una entrevista radial incluso se le pidió su opinión al respecto al presidente César Gaviria, quien dijo respetar la opinión del técnico. 

Ese 15 de agosto los colombianos se sintieron una potencia más del fútbol mundial. La victoria por 2-1 sobre Argentina, con goles de Valencia y Valenciano, no sólo acabó con un invicto de dos años y medio que tenía esa Selección, sino que hizo sentir a los colombianos mejores de lo que eran antes y dio motivos para que las banderas, acompañadas por la harina y el licor, se tomaran las calles colombianas.

Esa positiva identidad nacional se veía en el optimismo de la gente que, aunque enfrentaba el terror de las bombas de Pablo Escobar, veía en su Selección la posibilidad de borrar lo que los carteles le habían dejado de imagen. Esa autoestima baja de los colombianos que producía la imagen del narcoterrorismo en el exterior hizo que se buscaran referentes positivos y simbólicos, y el referente inmediato era la selección Colombia. 

El camino a la maldición del 5-0

Pero aún quedaban partidos y el 22 Colombia tuvo que jugar, una vez más, en Defensores del Chaco. El empate 1-1 fue el mejor resultado posible en Asunción frente a un equipo paraguayo que, como siempre, pegó duró y apretó de más. La victoria por 4-0 sobre Perú en Barranquilla, la primera goleada sobre nuestros vecinos en la historia, dejó a Colombia clasificada, al menos, al partido contra Australia, ganadora de Oceanía.

La fiesta fue total y las banderas se volvieron a agitar por toda Colombia. Un empate en el último partido en Argentina daría la clasificación directa al Mundial y una derrota llevaría al equipo a conocer Australia pues tenía una ventaja de un punto sobre sus próximos rivales. 

El 5 de septiembre sería el partido definitivo. Días antes Carlos Vives había puesto a bailar a toda Colombia con el lanzamiento de su disco Clásicos de la Provincia. El país entero era una fiesta y ni siquiera los comentarios que publicaba la prensa sobre el optimismo que tenía Argentina le inquietaban.

Por esos mismos días Diego Armando Maradona le dijo a la prensa de su país que Argentina clasificaría porque Colombia no podía cambiar la historia, y la historia decía que Argentina estaba arriba y Colombia estaba abajo. Esas palabras se grabaron como huellas en hierro en la memoria de todos los colombianos. 

Ese 5 de septiembre, con la esperanza de callarle la boca a Maradona, como si fueran ellos los que jugaran ese día, millones de colombianos se sentaron frente a sus televisores a comerse las uñas y ver el partido por el Gol Caracol. Apenas saltaron a la cancha, los jugadores criollos fueron abucheados por las 80.000 personas que, incluyendo a Maradona y su mujer, estaban en las tribunas del Estadio Monumental de Buenos Aires, el mismo en que cinco años atrás 'El Pibe' y su corte le habían ganado por 2-1 a la entonces selección campeona del mundo. 

El partido empezó entre cánticos en la tribuna y nerviosismo frente a las pantallas en Colombia. Finalizando el primer tiempo, y después de que Córdoba había atajado todo lo que le tiraba Batistuta, Rincón anotó el primer gol. En Argentina nadie lo podía creer y en Colombia, después de celebrarlo, muchos se lo gritaron a través del televisor a Maradona. 

Pero lo increíble vino en el segundo tiempo. Córdoba siguió impidiendo goles argentinos y, de pronto, empezó el rosario de anotaciones colombianas: Asprilla, Rincón, nuevamente Asprilla y Valencia sellaron el 5-0 sobre Argentina y el día de más felicidad de la historia colombiana. 

Las cámaras del Gol Caracol disfrutaban enfocando una y otra vez la expresión de velorio de Maradona. William Vinasco no paraba de gritar, al ritmo de salsa, que esa era una de las dos cosas que más le gustan hacer en la vida, y los colombianos de a pie tarareamos la letra del tema “¡Ay que orgullosos me siento de ser un buen colombiano!”, cuando al finalizar el partido los 80.000 testigos de la goleada se paraban de la tribuna a aplaudir y la pantalla mostraba especialmente el amargado aplauso de uno de los mejores jugadores de la historia. 

Ese día todos nos sentimos más colombianos. Todos creímos que el mundo era mejor. Todos nos sentimos parte de la más fantástica victoria que unos héroes liderados por un capitán de rizos rubios habían obtenido en Argentina. 

Los miembros de la Selección eran ídolos para todos y, una vez más, las editoriales de todos los diarios hablaron de fútbol y de orgullo nacional, de gloria y patriotismo... Incluso El Tiempo se refirió a los miembros del equipo como "los pacificadores de la nación". 

Así, de un momento a otro y gracias a cinco goles que se le metieron en un fenomenal partido de fútbol a la selección argentina, cuarenta años de guerrillas, veinte de narcotráfico y muchos más de violencia permanente desaparecieron. 

El hecho de que once titulares, cinco suplentes y un cuerpo técnico fuera el pacificador del país merecía una distinción y en la noche del 6 de septiembre, al recibir al equipo en una multitudinaria celebración que terminó en el estadio El Campín con el presidente Gaviria a la cabeza, la Selección Colombia recibió de manos del primer mandatario la Cruz de Boyacá, el máximo honor que entrega el Estado colombiano a sus héroes y personajes más ilustres, y Francisco Maturana fue honrado con la Orden de Boyacá así como todos los jugadores lo fueron con la Orden al Mérito.

De esta forma la selección Colombia quedó para la posteridad en el mismo nivel patriótico y nacionalista del ejército libertador pues, como lo planteó el presidente en su discurso, la Selección había liberado al país de los violentos como Bolívar había liberado al país de la opresión: “Hoy más que nunca estoy convencido que tenemos las bases suficientes para mirar con orgullo nuestro presente y nuestro porvenir. Y lo digo con la seguridad que me embarga: ya no hay vuelta de hoja, no hay paso atrás, no hay camino de reversa. Atrás quedan los pesimistas. Atrás quedan los violentos. Atrás quedan los perseverantes pregoneros del desastre.La magia del fútbol surgió de manera asombrosa y reina sobre Colombia”.

Lo que no vieron ni el presidente, que estaba feliz abrazándose con 'El Tino' Asprilla, ni la mayoría de colombianos que estuvieron de fiesta todo ese día cívico, fue que “la magia del fútbol” despertó lo peor de muchos compatriotas y, en medio del licor y la harina, 82 personas murieron y otras 725 resultaron heridas  en actos relacionados con la celebración. 

Ni el presidente ni el director de El Tiempo volvieron a mencionar eso de la superación de “la violencia inusitada”. 

Alejandro Pino Calad. Twitter: @PinoCalad | Golcaracol.com

|
opinar
|
imprimir
|
Siganos en:

Comentarios

3
Para opinar en esta nota usted debe ser un usuario registrado. Regístrese o ingrese aquí

Este es un espacio para la construcción de ideas y la generación de opinión. Este espacio busca crear un foro constructivo de convivencia y reflexión, no un escenario de ataques al pensamiento contrario.

elpekador

18 Septiembre 2012 - 8:09am
Conoce dice jamás lo superare, gracias del colombia del 93 jamás despertara tanto amor x la selec como esa época gracias a dios y a la vida x darme esa oportunidad de vivirla . Se me enchila la piel y se me aguan los ojos cada ves q veo estos goles

daniela ok

1 Julio 2011 - 3:41pm
como quisiera q colombia volviera hacer otraves como en esa epoca donde mostro ser una gran selecion.. creo q uno de los rivales mas tenibles de argentina es colombia siempre le ha amargado el rato no solo en los famosos cinco a cero si no en muchos partidos..

Eduard_are

4 Julio 2011 - 5:34pm
Claro, Colombia siempre ha tenido buenos jugadores y siempre que le toca con un grande como Argentina o Brasil les juegan muy bn. Todo es cuestión de ponerle empeño y mentalidad positiva para poder ganar, no el pensamiento mediocre que tienen los dirigentes de la selección que siempre salen a buscar un empate cuando se trata de un rival duro.... si colombia sale a atacar seguro le ganará a argentina
ÚLTIMOS VIDEOS
Publicidad

Más en Mayores

Últimas noticias

Lo más visitado

Lo más comentado

Publicidad