Estas recomendando la siguiente noticia:

En la hora de almuerzo los llamados con cariño "rusos" protagonizan épicos duelos en los que no hay árbitro ni reglas, solo magia y jugadas dignas de un Mundial, pero en la cancha del barrio.